Concepto de sistema

Icono IDevice

Definición

Concepto de sistema

Un sistema es un conjunto de partes o acontecimientos que son interdependientes entre sí e interaccionan, por lo que puede ser considerado como un todo sencillo, es decir, llamamos sistemas a los conjuntos compuestos de elementos que interactúan.


En cualquier sistema existe una serie de conexiones, contribuciones y respuestas interactivas, un incesante flujo de energía, información y materia. Así, los sistemas se estructuran en subsistemas, y estos, a su vez, en componentes más y más pequeños. Hay, por tanto, sistemas dentro de los sistemas. El nivel de observación dependerá de los intereses de la investigación.

Los subsistemas, por tanto son agrupaciones de varios componentes del sistema principal. Así el sistema Solar, compuesto por subsistemas (los planetas), integrados a su vez por otros subsistemas (núcleo, astenosfera, litosfera, atmósfera,...).


El astrónomo Carl Sagan solía interpretar el cosmos en forma de múltiples universos anidados, como las típicas muñecas rusas (matrioshkas), unos dentro de otros, desde el nivel mínimo de las partículas subatómicas hasta las galaxias, los sistemas de galaxias, etc. Las similitudes son obvias

Un sistema es mayor que la suma de sus partes, ya que de las interacciones entre las mismas y del comportamiento global surgen la propiedades emergentes a las que, sin estar presentes en los componentes separados, surgen del comportamiento global de todos ellos. Según estas propiedades, los componentes de un sistema están combinados para producir un conjunto funcional en el que surgen propiedades nuevas que no pueden ser previstas a partir del estudio de los componentes por separado. Por ejemplo, las piezas de un reloj por separado no tienen la propiedad de dar la hora; sin embargo, el reloj montado, sí. Así por ejemplo, las biomoléculas no tienen vida, pero sí la presentan las células resultantes de su asociación e interacciones.

Debido a esto, para estudiar y comprender un sistema no importa realmente el conocimiento detallado de cada uno de los componentes, sino las interacciones entre ellos que nos permitan conocer su funcionamiento global (visión sistémica).

La comprensión de los diversos procesos que afectan a la Tierra hace necesario utilizar un enfoque global, así no podemos comprender la dinámica de la litosfera sin comprender el interior terrestre o los problemas ecológicos globales, como el cambio climático, que surgen de interacciones entre la atmósfera, los océanos, ecosistemas y la litosfera.