Volver a la página principal

Vacunas

La viruela fue la primera enfermedad que el ser humano intentó prevenir inoculándose a sí mismo con otro tipo de enfermedad.

Se cree que la inoculación nació en la India o en China alrededor del 200 a. C. En China, a los pacientes que sufrían tipos leves de viruela se les recogían fragmentos de pústulas secas para molerlas hasta conseguir una mezcla con aspecto de polvo que luego se le introducía por la nariz, esperando que esto les inmunizara.

En 1718, Lady Mary Wortley Montague informó que los turcos tenían la costumbre de inocularse con fluidos tomados también de casos leves de viruela. Lady Montague inoculó a sus propios hijos de esta manera.

vacunacion%5B3%5D[1]

En 1796, durante el momento de mayor extensión del virus de la viruela en Europa, un médico rural de Inglaterra, Edward Jenner observó que las recolectoras de leche adquirían ocasionalmente una especie de «viruela de vaca» o «viruela vacuna» (cowpox) por el contacto continuado con estos animales, y que luego quedaban a salvo de enfermar de viruela común. Efectivamente se ha comprobado que esta viruela vacuna es una variante leve de la mortífera viruela «humana».

Trabajando sobre este caso de inoculación, Jenner tomó viruela vacuna de la mano de la granjera Sarah Nelmes. Insertó este fluido a través de inyección en el brazo de un niño de ocho años, James Phipps. El pequeño mostró síntomas de la infección de viruela vacuna. Cuarenta y ocho días más tarde, después de que Phipps se hubiera recuperado completamente de tal enfermedad, el doctor Jenner le inyectó al niño infección de viruela humana, pero esta vez no mostró ningún síntoma o signo de enfermedad. C:\Users\Edu y Susa\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\Low\Content.IE5\AXV6XXV4\smallpx[1].jpg


Hay cuatro tipos tradicionales de vacunas:

    1. Inactivadas: microorganismos dañinos que han sido tratados con productos químicos o calor y han perdido su peligro (la gripe, cólera, peste bubónica y la hepatitis A). Suelen ser incompletas o de duración limitada, por lo que es necesario más de una toma.
    2. Vivas atenuadas: microorganismos que han sido cultivados expresamente bajo condiciones en las cuales pierden sus propiedades nocivas. Suelen provocar una respuesta inmunológica más duradera (fiebre amarilla, sarampión o rubeola)
    3. Toxoides: son componentes tóxicos inactivados procedentes de microorganismos (tétanos y la difteria).
    4. Subunitarias: Introduce un fragmento de un microorganismo (vacuna subunitaria contra la hepatitis B, compuesta por la superficie del virus).

Calendario Vacunal 2008